lunes, 20 de febrero de 2017

Sopa, garbanzos, morcilla ... y solidaridad con Manos Unidas

Un año más, coincidiendo con los Cultos en honor de Ntro. Padre Jesús de la Salud, la Hermandad de Nuestra Señora de la Esperanza organiza un Cocido Solidario a favor de Manos Unidas, coincidiendo esta cuarta edición con los actos por el X Aniversario del Jesús de la Salud.

El cocido tendrá lugar el 5 de marzo, domingo, a las 14.30 h. en los locales parroquiales de San Juan (c/ Blasco Jimeno, 8). Los tickets pueden adquirirse por 6 € hasta el próximo 1 de marzo. Los beneficios obtenidos se destinarán un año más a Manos Unidas para sus proyectos humanitarios. Tras la comida se organizará un bingo y juegos de mesa hasta las 18 h., cuando comenzará en San Juan el concierto de marchas procesionales que ofrecerá la Agrupación Musical Cristo Yacente.

viernes, 17 de febrero de 2017

COMUNICADO: Sobre la situación del Ilustre Patronato de la Santa Vera Cruz

En virtud de la autoridad que le asiste sobre las Asociaciones de fieles (Cofradías), a tenor del canon 312, en el día de hoy el Excmo. Sr. Obispo de Ávila, Mons. Jesús García Burillo, ha nombrado al Rvdo. D. Jorge Zazo Rodríguez, Comisario para gestionar el Ilustre Patronato de la Santa Vera Cruz de Ávila, ante la situación en la que se encuentra (canon 318).

El Comisario iniciará su trabajo a partir del viernes 24 de febrero.

El Obispado se compromete, a través de dicho Comisario, a hacer todo lo posible para que ninguno de los actos que tradicionalmente se celebran en la Semana Santa se vean perjudicados este año.

"Por muchos"

Queridos diocesanos:

A partir del próximo 4 de marzo habrá en las misas una variante en la consagración del cáliz. El sacerdote dirá: «Este es el cáliz de mi sangre… que será derramada por vosotros y por muchos para el perdón de los pecados». Es decir, pronunciará «por muchos» en lugar de «por todos los hombres», como ahora hacemos. Por lo cual, quizás alguno se pregunte: ¿a qué se debe esta variación en el texto litúrgico? Al pronunciar «por muchos» y no «por todos», ¿no se querrá afirmar que hay personas a quienes la salvación no les va a alcanzar? Por ser una cuestión importante, me parece de gran interés aclarar la razón de esta variación.

Expliquemos primero lo que este cambio no quiere decir. La nueva fórmula no pretende declarar que alguien queda excluido de la redención obrada por Cristo; esto iría en oposición a la Revelación. Porque Dios, en efecto, «quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad» (1 Tim 2, 4). Es por tanto desacertado entender este cambio en un sentido restrictivo, como si ahora se quisiera afirmar que Cristo ha entregado su vida “por unos pocos”. De ninguna manera es así. En la entrega de Jesucristo están comprendidos todos los hombres. Que son, naturalmente, una gran multitud, «muchos».

Pero entonces, ¿por qué cambiar la fórmula? Esta es la razón fundamental: por fidelidad a la palabra de Jesús, tal como nos ha llegado en los Evangelios. En efecto, Jesús en la Última Cena no dijo «por todos» sino «por muchos», según lo atestiguan los evangelistas Mateo (26, 28) y Marcos (14, 24). Tanto el arameo (lengua empleada por Jesús), como el griego (lengua en que los Evangelios traducen sus palabras) distinguen entre “todos” y “muchos”, por lo que ahora la liturgia acoge literalmente las palabras de Jesús. La fórmula latina lo expone de este modo: pro vobis et pro multis. Es decir, por «vosotros», como dicen Lucas y Pablo refiriéndose a la comunidad, allí presente en la asamblea eucarística y, además, por «la multitud».

Por otra parte, la versión castellana «mi sangre derramada por muchos», nos facilitará una mayor comprensión del sentimiento del Señor en la Última Cena. En efecto, los «muchos» por los que Jesús derrama su sangre nos evocan aquellos «muchos» que el Siervo del Señor justificó entregando su vida: «Mi siervo justificará a muchos, porque cargó con los crímenes de ellos; él tomó el pecado de muchos e intercedió por los pecadores» -dice Isaías 53, 11-12. A este texto de Isaías alude la entrega de Jesucristo en la Eucaristía: «el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por muchos» (Mc 10, 45).

Es evidente que Cristo ofrece su vida por todos los hombres, por «el mundo», tal como el Evangelio de Juan entiende las palabras de la Eucaristía: «el pan que yo daré es mi carne por la vida del mundo» (Jn 6, 51). Cabría entender que Jesús, al pronunciar «por muchos», de alguna manera está aludiendo a “todos”. Sin embargo, por desgracia, no todos acogerán esa carne que da vida al mundo, pues sabemos que «vino a su casa, y los suyos no lo recibieron» (Jn 1, 11). La traducción «por muchos», que ciertamente apunta a la salvación universal, expresa también la trágica posibilidad de que no todos los hombres quieran beneficiarse de la salvación. Así, cuando en una ocasión le preguntaron a Jesús: «Señor, ¿son pocos los que se salvan?», Él les contestó: «Esforzaos en entrar por la puerta estrecha, pues os digo que muchos intentarán entrar y no podrán» (Lc 13, 23-24).

Queridos diocesanos, os ruego que acojáis cordialmente esta novedad litúrgica. La nueva traducción castellana nos asegura el propósito universal de Dios para salvarnos, pero nos previene ante la desgraciada eventualidad de que, en mal uso de nuestra libertad, no queramos acoger el regalo de la salvación; nos estimula, en cambio, a abrirnos a este don. En todo caso, somos invitados a mantener nuestra fidelidad al Señor, reconociendo que, de hecho, los creyentes somos una pequeña multitud que socialmente tiende a reducirse, y a dar gracias a Dios siempre por el beneficio incalculable de su presencia y salvación por la Eucaristía.


Con mi bendición para todos,

+ Jesús, Obispo de Ávila

viernes, 10 de febrero de 2017

El mundo necesita gente más comprometida

Queridos diocesanos:

Manos Unidas nos propone tomar conciencia del hambre en el mundo y comprometernos con quienes lo padecen. Esta campaña lleva como lema: “El mundo no necesita más comida. Necesita más gente comprometida”.

«No se puede tolerar más que se tire comida cuando hay gente que pasa hambre. Eso es inequidad» (EG 53), afirma el Papa Francisco, y nos invita a poner nuestra mirada en el hermano más necesitado. «Viendo sus miserias, escuchando sus clamores y conociendo su sufrimiento, nos escandaliza el hecho de saber que existe alimento suficiente para todos y que el hambre se debe a la mala distribución de los bienes y de la renta. El problema se agrava con la práctica generalizada del desperdicio» (EG 191). ¿Sabías que 800 millones de personas en el mundo pasan hambre? África es la región del mundo con mayor porcentaje de población que pasa hambre, una de cada cuatro personas está desnutrida; más de tres millones de niños menores de cinco años mueren por malnutrición.

¿Cómo es posible que con el enorme avance científico y tecnológico haya personas que no tengan suficiente para comer y vivir sanamente? El Papa nos interpela: «Las condiciones de las personas hambrientas y malnutridas pone de manifiesto que no es suficiente ni podemos contentarnos con un llamado general a la cooperación o al bien común. ¿Es aún posible concebir una sociedad en la que los recursos queden en manos de unos pocos y los menos favorecidos se vean obligados a recoger sólo las migajas?» (Mensaje, 26/10/2015).

Para lograrlo son necesarias dos vías: la educación y la ayuda para que los más pobres tengan y gestionen los recursos necesarios para una vida digna. En esta dirección apuntan los proyectos que Manos Unidas ha confiado a Ávila: construcción de cocina y comedor con energía solar en una escuela secundaria de Burkina Faso; construcción de una valla y una cocina para escuela de niños sordos en Tamil Nadu (India); construcción de tres aulas de preescolar en Madagascar; compra e instalación de cocinas de vapor para dos internados femeninos rurales y  ampliación de comedor, cocina y despensa para residencia femenina en Odisha (India); adquisición de dos molinos para sostenibilidad de internado femenino en Mozambique; renovación de escuela infantil en Etiopía; construcción de un pozo con bomba en escuela de primaria en Angola; compra e instalación de placas solares para una escuela en Assam (India); adquisición de equipo para laboratorio de dispensario en Togo y ampliación de un internado de niños en Bihar (India).

Todos estos proyectos son gestionados por religiosas: Hermanas Franciscanas del Inmaculado Corazón de María; Hermanas de Nuestra Señora de La Salette; Misioneras Siervas del Espíritu Santo; Hermanitas de la Inmaculada Concepción; Franciscanas Hermanas de San José; Hermanas Ursulinas; Hijas de la Caridad de san Vicente de Paul; Hermanas de la Misericordia de Sees; y también una parroquia etíope: Parroquia Católica de Shebo.

Queridos diocesanos, agradezco de corazón los muchos esfuerzos y la colaboración generosa que cada año manifestáis ante la realidad de tantas personas desfavorecidas. Participemos en la Campaña de Manos Unidas superando el entusiasmo de cada año, con la alegría de saber que somos una familia en una casa común. Que cada uno dé lo mejor de sí mismo en espíritu de servicio a los demás.

Os saluda con todo afecto,
+ Jesús, Obispo de Ávila

jueves, 9 de febrero de 2017

Manos Unidas reclama más compromiso con la distribución de los alimentos

La presidenta de Manos Unidas, Ángela Muñoz, presentando
la campaña contra el hambre de este 2017
“El mundo no necesita más comida. Necesita más gente comprometida”. Este año, la campaña contra el hambre de Manos Unidas es tremendamente directa. Y es que, como señalan, un tercio de nuestros alimentos acaba en la basura. Se trata de una paradoja de la abundancia, ya que a pesar de que se produce lo suficiente para alimentar a casi el doble de la población mundial actual, sigue habiendo 800 millones de personas a las que se niega el derecho fundamental a alimentarse. Por ello, desde Manos Unidas nos invitan a tomar conciencia de esta situación, como explica Ángela Muñoz, presidenta de la ONG en Ávila: "cerca de tres 3 millones de niños pierden la vida a consecuencia de la desnutrición. Es como si en un año muriera toda la población de Barcelona capital. Son cifras desgarradoras".

Ángela ha insistido en el hecho de que, como siempre hacen, la campaña de Manos Unidas "se ha fundamentado en las personas". Para ello, se han marcado tres compromisos: con una cosecha para el consumo humano, que respete el medio ambiente  y un aprovechamiento riguroso de los alimentos para evitar la pérdida y el desperdicio. 

Ávila va a apoyar este año once proyectos de Manos Unidas por un coste total de más de 230 mil euros, que es lo recaudado de la campaña anterior. Todos ellos destinados a apoyar la educación en países africanos y de la India, y principalmente para el desarrollo de la mujer en las zonas rurales de dichos países. Para ello, desde la delegación abulense nos invitan a ser solidarios y participar en las diferentes actividades que han preparado, como la llamada “cena del hambre” del próximo viernes en la parroquia de San Pedro (en la que se degustará únicamente una mandarina y un vaso de agua para concienciarnos de aquellos que no tienen ni siquiera estos alimentos para cenar cada día), o la colecta que se realizará en todas las parroquias este domingo.

Además, en la presentación de esta campaña, Ángela Muñoz ha destacado el aumento de socios de Manos Unidas en Ávila, que ha alcanzado los 533 en el pasado 2016.

lunes, 6 de febrero de 2017

Jornada Mundial del Enfermo

Como viene siendo costumbre, La Jornada Mundial del Enfermo y la Pascua del Enfermo están precedidas por conferencias formativas, que nos motivan en estas celebraciones. Por esta razón, hoy lunes día 6 de febrero se celebrará una jornada de reflexión dedicada al tema: “María, modelo para los acompañantes de enfermos”. Tendrá lugar en los Salones Parroquiales de San Pedro, a las 17 h de la tarde y la impartirá D. Diego Martín Peña, párroco de San Pedro Apóstol.

La Jornada Mundial del Enfermo desde su institución se celebra el 11 de febrero, fiesta de la Virgen de Lourdes. Este año el 11 de febrero es sábado. Tendremos la celebración de la Eucaristía en la Iglesia Episcopal de San Ignacio (Obispado), y la presidirá nuestro Sr. Obispo a las 11 hs. Desde el Secretariado de Pastoral de la Salud cada año se preguntan cómo pueden hacer presentes a los enfermos en una Jornada dedicada y pensada para ellos y su entorno familiar, social y médico. Por eso, en este 2017, se entregará a los visitadores de enfermos una flor en una tarjeta de felicitación (obra de Mª Ángeles Álvarez) para que se la hagan llegar a aquellos enfermos a los que visitan habitualmente. Junto a ello, la citada Jornada del sábado 11 de febrero, de modo excepcional, llevarán la Sagrada Comunión a los enfermos que lo deseen; de esta mañera, con este signo de comunión, amor y cercanía a los pobres, los enfermos podrán recibir la Comunión, acompañada, como signo de alegría, esa flor y felicitación mencionada previamente. 

Fallece el sacerdote Mariano Sanchidrián, antiguo profesor del Colegio Diocesano

El pasado viernes 3 de febrero falleció el sacerdote abulense D. Mariano Sanchidrián San Martín, a los 91 años de edad. Natural de La Adrada, cursó estudios en el Seminario de Ávila, y la Universidad Central de Madrid, para licenciarse después en Filosofía y Letras. Fue ordenado sacerdote el 1 de abril de 1951.

Entre otras ocupaciones pastorales, D. Mariano fue coadjutor de la parroquia de San Vicente (1959), y capellán de las tropas sanitarias (1960). Desde 1967 fue también coadjutor de la parroquia de San Juan, en Ávila capital.

Pero sin duda por lo que más le reconocen los abulenses es por su paso por el Colegio diocesano “Asunción de Nuestra Señora”, de donde fue profesor la mayor parte de su vida. Empezó a ejercer como superior y profesor en septiembre de 1951, y volvió de nuevo como profesor en 1975. Actualmente estaba ya jubilado, y residía en la Casa Sacerdotal.


D. Mariano recibió cristiana sepultura el sábado 4 de febrero en el Cementerio municipal de Ávila, tras la Misa de Exequias que se celebró en la parroquia de la Sagrada Familia, a la que acudió buena parte del presbiterio diocesano. Rogamos una oración por su alma. Que el Señor le tenga en su gloria.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Nuevo Canciller para la diócesis

Desde principios del mes de enero, la diócesis de Ávila cuenta con un nuevo Canciller - Secretario. Se trata del laico Félix García Lozano, que sustituye en el puesto al sacerdote D. Miguel García Yuste, canónigo de la S.A.I. Catedral (quien venía desempeñando estas funciones desde 1997).
 
Félix García Lozano, casado y padre de una niña, nació en Alicante hace 44 años. Durante 15 años fue secretario de la Vicaría General en el obispado de la Diócesis de Orihuela-Alicante, los últimos cuatro de ellos fue nombrado por el Sr. Obispo de Orihuela-Alicante Vicecanciller-Vicesecretario de ese mismo Obispado. Hace tres años se trasladó a Ávila donde fue nombrado Vicecanciller-Vicesecretario del obispado de Ávila por el Sr. Obispo, y, desde el pasado 2 de enero, Canciller-Secretario de nuestra Diócesis.
 
El nuevo Canciller-Secretario es licenciado en Ciencias de la Religión por el Instituto Superior de Ciencias Religiosas San Pablo de Alicante, Master en Doctrina Social de la Iglesia por la Universidad Pontificia de Salamanca y Master en Secretariado de Dirección; actualmente está realizando los estudios de Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca. En la Diócesis de Orihuela-Alicante también fue profesor de la asignatura de Doctrina Social de la Iglesia en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas San Pablo.

Convivencia diocesana de afectividad


Los responsables pastorales de la Iglesia escuchan con frecuencia la inquietud que muchos padres manifiestan acerca de la educación afectiva y sexual de sus hijos. Ciertamente, los rápidos cambios culturales que se han producido en nuestra sociedad han provocado una desorientación preocupante en las nuevas generaciones. Los problemas actuales no se cifran tan solo en las consecuencias de unas relaciones sexuales prematuras, sin compromiso y con deficiente amor, sino en las profundas heridas afectivas que marcan a los adolescentes y jóvenes.

Los principales responsables de la educación afectiva de los hijos son los padres. Ante todo, con vuestro ejemplo de amor y, además, con vuestros consejos e instrucciones. Pero dado que en ocasiones cuesta formular las claves teóricas desde las que ayudar eficazmente a los jóvenes, por parte del Secretariado de Juventud de la Diócesis quieren ofrecer su ayuda en esta tarea con dos actividades concretas. Una lleva en marcha desde el pasado mes de octubre, y se trata de una Escuela para Padres, que ofrece claves para que ellos puedan acompañar el crecimiento afectivo y sexual de sus hijos. Los encuentros son de hora y media de duración, y se celebran en los salones parroquiales de San Vicente una vez al mes.


La segunda propuesta es una convivencia de formación afectivo sexual, que tendrá lugar en el albergue juvenil del CITES desde la tarde del viernes 17 de febrero hasta la tarde del domingo 19 de febrero. Pueden participar en ella adolescentes desde 1º de ESO hasta jóvenes de 30 años (habrá ritmos diferentes de formación según edades). El precio de participación es de 45 € (incluye las comidas). La formación estará impartida por diversas personas con suficiente preparación y experiencia en este campo. Se tratarán aspectos antropológicos, psicológicos, sociológicos, teológicos, psicológicos y éticos. Todo conforme a la doctrina del magisterio de la Iglesia. Más información e inscripciones en el email juventud@diocesisdeavila.com, o en el teléfono 669 484 379.